sábado, 28 de enero de 2012

Villafáfila 28/01/2012

     Esta mañana hemos estado en Villafáfila para asistir a la charla que impartía Enrique Ayllón, de la Asociación Española de Herpetología (AHE), sobre el Programa de Seguimiento de Anfibios y Reptiles (SARE). En ella ha expuesto lo más destacado del sistema y los resultados preliminares obtenidos hasta el momento. Posteriormente habló del SIARE, la base de datos on-line donde ordenar nuestras propias observaciones de anfibios y reptiles y con la que podemos ayudar, de forma fácil, al conocimiento de la distribución de estas especies en nuestro país. Por último, dio unas claves para el reconocimiento y la diferenciación de las ranas pardas y de las lagartijas de los géneros Iberolacerta, Podarcis, etc. Una charla muy instructiva y amena, en la que además pude conocer a varios compañeros del foro de Naturzamora a los que todavía no ponía cara...

     Como hacía tan buen tiempo, antes de volver para Toro, nos dimos una vuelta por los observatorios de la Reserva. En el de la laguna de Barillos la visibilidad era muy mala, debido a que teníamos el sol de cara y a que había bastante reverberación. Aún así se distinguían unos cientos de ánsares (Anser anser) y algunos azulones (Anas platyrhynchos) y avefrías (Vanellus vanellus).

Aspecto de la Laguna de la Rosa

     Decidimos no pasar por Otero de Sariegos y nos dirigimos a la Laguna de San Pedro, en Villarrín, que nos queda de camino. Allí también había unos cientos de ánsares, azulones, cercetas (Anas crecca), cuchara europeo (Anas clypeata), algún andarríos chico (Actitis hypoleucos), aguilucho lagunero (Circus aeruginosus), milano real (Milvus milvus), etc.
     Lo más llamativo era la presencia de la barnacla (Branta sp.), probablemente híbrida, que se lleva viendo durante algún tiempo por la reserva.

Ánsares llegando a la Laguna de San Pedro
     Mientras observaba detenidamente los ánsares que pastaban en los alrededores de la laguna, intentando encontrar alguno con collar o identificar algún ejemplar de las especies menos comunes, el paso de unos coches por un camino cercano provocó que volasen hasta el agua.

Ánsares y azulones en la Laguna de San Pedro
      Ni en el agua, ya mucho más próximos a nuestra posición, ni en los rastrojos cercanos, pudimos distinguir nada excepcional, pero siempre es un lujo disfrutar de los ánsares. Algo más lejos, contra el horizonte, se recortaba un buen grupo de avutardas (Otis tarda).

Ánsares comunes en rastrojo
      Antes de abandonar la Reserva, grupos de fringílidos, como estos jilgueros (Carduelis carduelis) se movían entre los cardos y malas hierbas que rodean los observatorios.

Jilgueros (Carduelis carduelis)

     Desde la carretera, antes de llegar a Toro, se dejaron ver varios grupos de avutardas, a la altura de Castronuevo y de Malva, junto con la presencia de dos aguiluchos pálidos, entre ambas poblaciones.

1 comentario:

  1. Veo que Villafáfila no defrauda a nadie. Espero que pasaras un buen día Manuel.
    Un saludo

    ResponderEliminar